martes, 9 de junio de 2015

Decisiones

- Es mi mejor momento, no puedo creer que me este pasando esto- Panky pasaba por un momento inmejorable, era mas que obvio que Lorena había desaparecido del mapa, sin embargo no podía disipar sus sentimientos, era claro que sentía algo por las tres, pero no podía definir por cual de ellas sentía algo más que sólo atracción u obsesión; para esto ya eran las 4 pm, Panky decidió llamar a Pamela para invitarla a almorzar y así poder conversar.

- Alo Pamela, como estas.
- Hola Panky, por fin llamas, tenemos que hablar, sabes... estoy algo confundida.
- Ya somos dos, te invito a almorzar y de paso conversamos sobre lo que pasó.
- Ya almorcé, la verdad prefiero caminar un rato, que dices.
- Claro, en una hora paso a buscarte.
- ok nos vemos en una hora.
- Perfecto.

Por otro lado Thalia no salia de su asombro- ¿Rechazarme a mi? ¿a mi? ¡que se ha creido!  -Su primera reacción fué llamarlo, cogió el celular, buscó el número en la lista de contactos y apretó el botón de llamar. El timbre del teléfono se repitió una, dos, cuatro, seis veces. La burocrática indicación de la contestadora automática (este es un mensaje de Claro, si desea deje su mensaje en la casilla de voz) lo exasperó. Intentó la comunicación hasta en siete ocasiones más. “No puede ser, no puede ser”, repetía Thalia en voz alta, perdiendo la calma.

Los nervios le habían creado un hueco en el estómago. De pronto le cambió la cara. Se vistió de inmediato y salio del hotel. cogió un taxi y se dirigió a casa de su mejor amiga, la incondicional, la necesitaba, necesitaba contarle que había conocido a un chico fuera de lo normal, que la atraía mucho, que no dejaba de pensar en el y hasta lo sucedido en el hotel; quería escuchar sus consejos o simplemente hablar y que la escuchen. Al llegar tocó el timbre, inmediatamente salio su amiga:

- Que sorpresa Thali... ¿y esa cara? ¿estas bien?.
- Hola Pamela.

Panky caminó cuadras, aun tenia tiempo para llegar a casa de Pamela, decidió entrar a un bar para calmar su angurria, entro a uno de los tantos bares que abundan por Tecsecocha; se sentó y pidió una cerveza, pensó en llamar a Sandra, no para salir con ella, si no para disculparse de alguna forma, quería ser sincero con ella y explicarle que todo fue un mal entendido, que en este momento se sentía confundido y necesitaba tiempo para aclarar sus sentimientos. 
No sabia como lo iba a tomar, por eso trataba de buscar las palabras correctas, sabia que iba a quedar muy mal, que las expectativas que tenia de él iban a irse al tacho e iba a tomarlo por "perro" o cualquier otro adjetivo que a lo mejor se merezca. Panky no quería eso, a pesar de que en estos momentos sentía más proclive hacia Pamela no quería hacer ningún daño a Sandra, pues fué ella quien le había devuelto la confianza desde el primer momento, y de verdad sentía cariño por ella- Esto va a ser duro para Sandra -pensaba preocupado.
En ese momento notó que la pareja de la mesa de a lado festejaba con mucha algarabía, al fijarse bien vió que la chica que estaba ahí divirtiéndose y de vez en cuando "chapando" con un sujeto era Sandra. Panky estaba asombrado y decidió acercarse.

- Sandra, ¿puedo hablar un momento contigo?
- ¡Panky! ¡que haces aquí!.. esta bien.
Sandra se disculpo con su eventual pareja un momento, se levanto de la mesa y se acerco a Panky.
- Panky no tienes nada que reclamarme ok, no quedamos en nada y si "casi" hubo algo entre nosotros, tu malograste todo.
- Sandra te equivocas, todo fue un mal entendido, pero creo que esta de mas explicártelo.
- ¿Crees que ahora te voy a creer? obviamente estabas con ella mientras me sacabas plan.
- Te equivocas, pero bueno como te dije, esta de mas explicarte todo; sigue divirtiéndote. adiós.
- ¡Panky espera! ¡PANKY!

Panky salió rápido del lugar, mientras caminaba se dió cuenta que, después de todo, fué una buena forma de acondicionar sus intenciones para con Pamela- Una menos -pensó.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Evasión


Panky salió raudamente del lugar, la idea era ser rápido, no mirar atrás, no dar pie a lujuriosas provocaciones, aunque sabia que en un futuro podría llegar a arrepentirse de tal movimiento, sabia que en ese momento hacia lo correcto.

Ya en la calle se calmo, prefirió caminar de regreso a casa. No estaba cerca, pero sospechó que le haría bien. Algo en él había cambiado, pero no sabía precisar qué. 

Thalia le había devuelto la confianza, sí, pero había otra cosa difícil de identificar. Se sentía bien, estimulado, nuevo.  

Panky se sorprendió de cómo en tan poco tiempo uno podia pasar de fracasado y desafortunado con las mujeres a un adonis y conquistador- Debo estar en mi tiempo de vacas gordas -Pensaba mientras se detenía en el cruce de la avenida la cultura con Tacna. En ese momento un auto con dos chicas pasó delante suyo. Tuvo tiempo de mirar por unos segundos a la muchacha delgada de cabello crespo y coquetamente desordenado que iba en el asiento del copiloto. Ella también volteó, inesperadamente le ofreció una sonrisa tímida, una sonrisa que lo desarmó primero y al instante siguiente le arrancó una microscópica e imperceptible mueca de felicidad- definitivamente "estoy de moda"-pensó.
El celular comenzó a sonar incesantemente, en la pantalla se podía leer claramente "Thalia", tuvo la disyuntiva de contestar pero colgó- Tengo que alejarme de Thalia -pensó.

Alejándose, Panky pretendía dos cosas: evitar ilusionar a Thalia con la utopía de estar juntos y dar drástica vuelta a la página para concentrar toda su atención en Pamela. Sin embargo lo único que consiguió Panky con esa actitud fue que Thalia triplicara obsesivamente sus llamadas.

Hagamos un parentesis en la historia, se que muchos se preguntan: ¿en verdad le está pasando todo esto a Panky?, ¿A ese ser desordenado y sin suerte en el amor, a ese torpe que estuvo idiotizado primero por Lorena y luego por Sandra, Pamela y Thalia?, ¿A este ser sin suerte y con la vida amorosa digna de un programa de Laura Bozzo?, ¿acaso en algun momento aparecera "Panky despertó y se dio cuenta que todo era un sueño"?. Solo diré que en esta vida, todo da vueltas... Ademas como dijo alguna vez la gran pensadora Tilsa Lozano: Panky es Soltero y hace lo que quiera.

viernes, 21 de junio de 2013

El Hotel

Panky dejó sólo a un desconcertado Mauricio, y se dispuso a coger el primer taxi que pasaba

- A donde lo llevo?
- Av la cultura, Thalia, El hotel, 452... pero yaaaaaaa!!

Panky solo repetía, Thalia, hotel, Thalia, Hotel, no podía pensar en otra cosa, la calentura lo cegaba, su corazón se aceleraba, Aunque estaba muy desconcertado y quizás enamorado de Pamela, Panky no pudo resistir el deseo natural que Thalia le despertaba. Le fascinaban su parquedad, su astucia, su desparpajo, su visión retorcida de muchas de las cosas que el resto de mujeres homenajeaba.

Pronto llegó a su destino cerrando la puerta del taxi se acerco a la recepción de dicho hotel.

- Buenos días habitación número 12 por favor.
- Claro lo están esperando, segundo piso a la derecha.
- Muchas gracias.

La subir las escaleras Panky se ponía cada vez más nervioso, aunque parezca difícil de creer, esta era la primera vez que lo iba a hacer en un hotel, le sonaba tan clandestino, ilegal, y por alguna razón eso le resultaba excitante.

Al llegar a la habitación Panky sintió una fuerte sensación de remordimiento- "Que estoy haciendo" -se preguntaba a si mismo- no puedo hacerle esto a Pamela, ella por fin dio muestra de interés hacia mi, y yo en vez de retribuirle y declarar mis sentimientos me comporto como un perfecto idiota... debo salir de aquí! -pensó decidido.

La puerta se abrió, antes de que siquiera hubiese tenido oportunidad de tocar, Panky reaccionó con susto. El rechinar de las bisagras desaceitadas lo trajo de vuelta al presente.

- Panky, hola. Te vi llegar por la ventana. Dale, entra -Dijo una espectacular Thalia, que haciendo gala de todo su desparpajo e insolencia llevaba puesto solo una toalla.
- Qué tal, Thalia. Cómo estás -Dijo un tembloroso Panky que en ese momento estaba enmarañado en emociones agitadas.

No sabía como salir de tal situación, en realidad se trataba de luchar contra el deseo natural, salvaje y a la vez egoísta que significaba "tener" a Thalia; ahora se daba cuenta lo valioso que hubiese sido frenar su ímpetu desde el inicio del cortejo.

Panky decidido a alejarse. No bruscamente, claro, porque eso (estaba seguro) provocaría en ella una reacción violenta. Tenía que hacerlo poco a poco, lento, lo suficientemente lento como para sugerir que se trataba de un desafortunado mal entendido.

Y claro, como ya estamos acostumbrados a lo ingenioso, agudo, calculador y sobre todo sutil actuar de Panky, el dijo:

- Thalia, lo siento... me equivoque de... hotel!.. me voy cuídate!

miércoles, 10 de octubre de 2012

Mas confundido que nunca

Panky llegó a su casa, eran poco más de la 1 a.m. pero no tenía sueño. Se quitó el saco y los zapatos. Encendió la computadora, puso algo de música y sacó una cerveza del refrigerador. 
Se metió al facebook solo para matar el tiempo, revisó un portal de noticias, ingresó a su cuenta de Hotmail (si, aun lo usa) sin esperar encontrar nada. Hizo clic y los ojos cansados por la fiesta se le abrieron de inmediato: en la bandeja de entrada había un nuevo mail de Pamela. 

"Hola Panky, siento mucho arruinar tu cita, te juro no se que me pasó, me senti algo celosa, hace mucho que no estoy con alguien y tu con todo el asunto de Sandra, no se, me senti parte de todo y... pues la verdad me puse en el lugar de ella, y quería ser ella, es la verdad, sé que es muy egoista de mi parte hacer todo ese bochornoso espectáculo espero que perdones mi comportamiento, pero quiero hablar contigo, llámame ok".

Panky no podía creer lo leído, por un segundo se sintió todo un "Don Juan", un "casanova"; después de tantos altibajos (mas bajos) que había transitado en su vida sentimental, por fin le estaba resultando todo, pero todo a la vez. Luego volvió a la realidad, se puso a analizar todo y se sentia muy confundido, era cierto que Thalia le movió el piso y ese beso aun lo tenia presente; Sandra era su meta inmediata, pero Pamela era la chica que le robaba el sueño todo ese tiempo de colegio, e incluso despues de eso.

A las 10 de la mañana del día siguiente Panky recibe una llamada, era Mauricio que enronquecido dijo:

- Oe que haces?, acabo de despertar, pucha que tal tranca la de anoche
- Que tal tranca? yo diria que tal roche el tuyo
- En serio? no me acuerdo de nada, cuentame que hice, y que fue de Thalia?
- No hiciste nada, solo dormir.
- Pucha si que soy un tonto...
- Un tonto? un idiota diria yo, pero felizmente estaba ahi para salvarte de mas roche y llevarte a tu casa en calidad de "bulto".
- Jajaja ya ya tampoco te pases, pero debo admitir que eres un buen amigo, te parece un cevichito con una chelita bien helada? digo, para la resaca no?
- Bueno no me caeria nada mal
- Claro de paso me cuentas que paso con Thalia, paso por tu jato en media, hablao!

Panky se sentia un traidor, no merecia llamarse "buen amigo" ni siquiera estaba cerca de ser un "compañero"- no puedo hacerle eso, soy una basura, el siempre se porto bien conmigo y como le pago? "agarrandome" a su cita?, es el colmo, debo olvidarme de esa flaca y ver la forma de resarcirme con Mauricio -Pensaba Panky mientras se alistaba.

30 minutos despues sonó el timbre, era Mauricio quien invitó a Panky a ir por un buen ceviche reparador y un par de chelas bien heladas para "curar cabeza"

Ya sentados dentro de una cevicheria, y bebiendo su primera cerveza, Panky decidio contarle todo a Mauricio, queria contarle de como se dejo llevar por tal criatura, tal vez dispensarse con una frase recurrente como "la carne es debil" o "bebí demasiado". De una u otra forma era el momento de estar con la conciencia tranquila.

- Mira mauricio, quiero que sepas que tu eres un buen amigo, en serio
- Pero Panky tranquilo, la chela te esta chocanda creo jaja
- Espera, es en serio, eres como un hermano para mi y pues...
- Dejate de mariconadas y dime que te pasa, es por Pamela?
- Dejame terminar por favor, quiero decirte que tengo la suerte de contar con tu amist...

Panky fue interrumpido por una llamada entrante a su celular con la intrigante frase de "numero desconocido" en la pantalla, sin importarle eso se apresuró a contestar.

- Alo.
- Hola Panky soy Thalia, quiero verte, pero en serio verte ya!, te necesito! ven al hotel de la avenida la cultura 452 y te espero en la habitacion N°12.
- ¿Alo?... alo??

Panky azorado, quedó en shock- ¿que rayos fué eso?, ¿que significa?, ¿que me necesita? ¿me necesita ya? -Pensaba Panky estremecido por tal "mandada" de Thalia

- Oe Panky estas bien? -preguntó Mauricio algo preocupado
- Si, si estoy bien Mauricio no te preocupes
- Si tu lo dices, bueno Panky queria decirte que tambien te aprecio, eres como el hermano que nunca tuve, eres...

- Ya ya ya, dejate de mariconadas, me voy! hablamos!

lunes, 30 de julio de 2012

Confundido?

En un arranque de frenesí, Thalia cogió de las manos a Panky para bailar una sensual lambada, Panky solo se dejo llevar. 
Estaba apenado por lo sucedido con Pamela, trataba de comprender la actitud que tomó frente a Sandra, pero por un momento resolvió postergar todo y dedicarle un poquito de su interés a esta chica bellísima y seductora que le infundía una alegría que le estaba haciendo falta. Tan entretenidos andaban los dos que se olvidaron del pobre de Mauricio que cuando, una hora y media después, al fin le echaron un ojo se toparon con un espectáculo lamentable: Mauricio yacía recostado sobre la mesa, privado de sueño agarrando sin fuerza un vaso de whisky tibio.
En lugar de condolerse por el estado de su compañero ebrio, los dos se rieron a mas no poder.
Minutos más tarde, cuando la fiesta ya terminaba, los tres abandonaron el lugar. El cuerpo balbuceante de Mauricio fue depositado en el asiento delantero del taxi como un paquete de supermercado. Thalia y Panky subieron atras.
 Panky echó momentáneamente al olvido la imagen de la extraviada Pamela. Eran las 11:30 de la noche y Thalia propuso seguirla en algún otro lado. A Panky no le faltaban ganas, pero el cadáver etílico de Mauricio, y la obligación moral de llevarlo a su morada se interponían en los planes. 
Al llegar a casa de Mauricio todos bajaron y llevaron al "zombie" hasta la puerta, el viento de la noche hizo que Mauricio reaccionara un poco, lo suficiente como para despedirse y entrar "en automático". 
Panky, ya solo con Thalia, no supo cómo actuar ni qué decir. Thalia le propuso caminar un poco; era una señal inequívoca de que no deseaba irse todavía. Panky se puso más nervioso: sentía que estaba entrando en una espiral de tentaciones de la que sería difícil zafarse. 
ghf
- La pasé muy bien, Panky, Ha sido mostro conocerte 
- Sí, yo también. Espero verte pronto... O sea, con Mauricio
- Mira, Panky, yo soy bien directa y te digo algo: Mauricio es solo un amigo. Me divierte, pero no me interesa de otra manera
- Bueno, supongo que eso lo desconsolará un poquito
- Pero igual sería mostro vernos…

jjgk
La conversación fluía y Panky no hizo nada por oponerse al curso natural de la charla. Lo que hizo a continuación fue pedirle el teléfono. 
No tenía intenciones reales de llamarla, pero sintió que era lo que correspondía a un momento como ese.
Conversaron y rieron. Cada tanto ella se frotaba las manos para calentarlas. Cuando por fin llegaron a casa de Thalia, se miraron sin hablar. 

El silencio era la obvia antesala de un primer beso. Por dentro Panky se muñequeaba. No solo estaba el tema de Pamela y sus sentimientos hacia ella. También estaba el tema de Mauricio, su amigo leal, quien le acababa de confesar solo unas horas atrás que estaba dispuesto a conquistar a Thalia.
Es verdad: Thalia le había aclarado que Mauricio era solo un amigo, pero eso no quería decir que no podrían llegar a ser algo más. Cuántas grandes historias de amor empezaban así: con la actitud esquiva de uno de los protagonistas.

Sin embargo, ninguna treta mental, por muy bien armada que estuviera, podía atenuar la sensación de proclive que Panky sentia en ese momento hacia lo prohibido. 

Darle un beso a Thalia equivalía a desconfigurar mas sus sentimientos. Lo sabía perfectamente. 
Sabía que apenas tocara esos labios con los suyos abriría la válvula de nuevos inconvenientes. 
Sería un acto de placer muy costoso. Y a pesar de todo, lo hizo. 
La besó. La besó con la maestría de un vaquero impasible: la cogió con fuerza por la cintura, la apretó contra él y hundió sus labios con las de ella.
La besó y luego se despidió, sin decir nada. Thalia se quedó pasmada, estática.

viernes, 24 de febrero de 2012

El matri!

- Quiero que dejes a Panky, él es mio! entiendes!

- Y tu quién eres?
- Eso no importa, solo déjalo! el me quiere a mi!

Panky regresó a la mesa donde habia dejado a Sandra y se paro junto a pamela, desconcertado escuchaba todo lo que este par de feminas decian con vehemencia

- Que!? tu crees que ese imbecil se va a fijar en ti!?
- Pues en ti mucho menos, este imbecil era mio antes de que te conociera!
- Pues este imbecil ahora se muere por mi!
- Asi? eso lo veremos!! Pamela volteó hacia Panky, lo tomo de la cabeza con vehemencia y le dio un beso pertinaz, luego se fué, Panky estaba desconcertado, no entendia lo que habia pasado, tenia sentimientos encontrados, solo atinó a sentarse frente a sandra, dejo la bebida en la mesa y dijo:

- Aqui esta tu sex and the beach
- Eres un imbecil! -profirio Sandra restregandole la bebida en el rostro, se paró y salió del lugar.

Esta vez Panky no tenia ganas de seguirla, aun no habia asimilado lo ocurrido, ese gesto furibundo de Pamela significaba algo?, acaso estaban volviendo esos sentimientos de antaño?, que sentia en realidad por Pamela? y por Sandra?.
En ese momento de disquisición sonó el celular, era Mauricio, quien el mejor amigo de Panky en la secundaria y testigo del amor silencioso que esos años guardaba Panky hacia Pamela.

- ¿Alo?
- Oe, soy mauricio, como estas, te llamaba un toque nomas para saber como es? tu vas a ir con alguien no?
- A donde?
- Me estas hueveando no?, como que a donde?. Hoy es el matri de Erik! no me digas que te habías olvidado?
- Rayos!, sí, se me habia olvidado por completo. Entre la cita y lo de Pamela, estoy totalmente desenchufado del mundo
- Pamela?, de la secundaria?
- Si ella, la volví a ver y pues paso algo que... pucha ya te cuento en el tono
- Asi que otra vez suspirando por ella, me cuentas entonces, pero como es vas a ir con alguien?
- No nada
- Ok, genial, voy a ir con Thalia una flaquita de la chamba y su prima, asi que ahi la haces!
- Que espera, no estoy de humor de conocer a nadie de verdad
- No seas maricon, ya le hable de ti asi que te la dejo en bandejita, paso por tu casa en una hora, hablamos
- Buena ya que, en una hora entonces, chau.

Panky no tenia ganas de ir a ninguna fiesta, necesitaba hablar con alguien, necesitaba disipar y aclarar sus sentimientos. Ya en su casa, se duchó y vistió para la ocasión y mientras esperaba discurria sobre lo ocurrido con Sandra y pamela, pero sobre todo cavilaba en Pamela, recordaba todos esos años que estaba embobado por ella, recordaba que entre los dos había una sintonía increible, una conexion galopante, una corriente misteriosa que fluia de manera natural, sentia una mezcla de alegria, ansiedad y desconcierto que lo mantenia inquieto, revirado y distraido, tanto que no se dio cuenta que sonaba el timbre de la puerta, por un momento pensó que se trataba de Pamela, sin embargo al abrirla vió el rostro encolerizado de Mauricio- Ya estas listo? Apura tarado! las chicas nos esperan en el auto! -exclamó.

- Deja de joder!! -le grito Panky, con toda su alma, con todo ese desprecio circunstancial que lo embargaba; Mauricio, madrugado por el grito, se quedó callado, masticando una rabiosa respuesta que no alcanzó a proferir.
- Lo siento Mauricio, es que estoy algo tenso, en serio me voy a calmar, vamos no?
- ...si vamos.

Al salir noto que Thalia estaba fuera del auto, Panky se quedó suspendido en una prolongada mueca de asombro. Era una chica preciosa, pelo rubio, de tamaño normal. 
Tenía una figura poblada de curvas, una sonrisa perfecta y un rostro de angel apenas maquillado. Traía un ceñido vestido azul cuya basta le rozaba la parte superior de las rodillas, rezumaba sencillez y distinción en partes iguales. Su biotipo, curiosamente, no correspondia del todo con el de las mujeres que Mauricio solía frecuentar. Era verdad que a él le gustaba perseguir y corretear a las chiquillas más petulantes que pupulaban en las discotecas de la plaza pero que a simple vista no se asemejaban ni si quiera un poco a Thalia. 
Al evaluar todo eso, y notar la gracia de los movimientos armónicos con que Thalia se acercaba a saludar, Panky supo que era demasiada mujer para su amigo.

- Esta buenasa.
- Buenasa y linda, porque hay chicas que solo estan buenasas y otras que solo son lindas, pero Thalia es las dos cosas.
- Como has hecho para que te de bola?
- Así somos los grandes pues, con esta carabina y este froro no hay mamacita que se resista.
- Cállate que ahi viene.

- Hola -saludó Thalia con una sonrisa de ensueños
- Hola, que tal -dijo Panky
- Bueno nos vamos no? -Dijo Mauricio aflautando la voz para asemejarse a un galan de telenovela.
- Si, Natalia espera en el auto, ya esta algo aburrida.

Panky sintió de inmediato esa angurria de conocer a la prima de Thalia- si Thalia esta rica, ya imagino a la prima -pensaba mientras subian al coche. Para sorpresa de Panky Natalia era todo lo contrario a Thalia, una chica algo desagradable, de rostro y cuerpo fofo, pelo rubio teñido y con un vocabulario ordinario y tosco- Apurense pues, que ya me dio sueño -sentenció Natalia sin saludar y acomodandose más en el asiento trasero.
A lo largo del camino era Mauricio quien animaba la conversación y mandaba uno que otro piropo zalamero a Thalia, mientras Panky de vez en cuando le dirigía miradas relampagueantes, cada vez que lo hacia la encontraba más guapa que la vez anterior, su rostro era una suma de sutilezas y su risa, tan facil, natural y divertida.
Una vez en la fiesta, después de la ceremonia y del saludo de rigor, los cuatro se ubicaron en una misma mesa.

Pasadas unas horas, Panky seguia con esas ganas de contar sus problemas a Mauricio, sin embargo no era el lugar ni el momento. A pesar de que Thalia la habia deslumbrado, panky no sentia ese ánimo de siquiera conquetear con ella, ni mucho menos con su prima que para ese entonces ya se habia ido a bailar con uno y otro galan espontáneo que rondaba la mesa, obviamente atraidos por la belleza de Thalia pero al verse "choteados" y para no pasar "roche" se conformaban con la prima.

Panky se encontraba sumergido en sus pensamientos, por momentos sentia la necesidad de llamar a Pamela y pedir una explicación, no podia entender su comportamiento.
Panky rechazaba con la mayor cortesia capáz, las insinuaciones que le hacía Mauricio para que sacar a bailar a alguna de las varias chicas solteras que rondaban por la fiesta, a la caza de algún acompañante ocasional. Las que no bailaban en grupo estaban desparramadas en sus sillas, sacudiendo los pies al ritmo de la canción de turno.
Mauricio, acaso nervioso por su tosco deseo de crear una conversacion mas intima con Thalia, se había puesto a beber más de la cuenta.
En un determinado momento, cuando Thalia se paró para ir al baño con su prima (siempre van de a dos, no se por que?), Panky se acerco a Mauricio y le dijo que queria hablar sobre Pamela, sin embargo fue interrumpido abruptamente- Estoy enamorado!! -dijo mauricio, refiriendose a Thalia.

-Tanto así? esa flaca si que te movio el piso.
- Más que eso loco, es hermosa, la quiero en serio.
- Bueno pues vé y dícelo!
- Pero no se como, ya que importa, ahora que vuelva la saco a bailar y me mando, al diablo! el que no arriesga no gana.

Por otro lado lo que Thalia le dijo a su prima en el baño, fué que a ella le gustaba Panky. No solo lo hallaba guapo, sino que se sentía especialmente atraída por ese guiño de autosuficiencia tan marcado en los hombres que están metidos de cabeza en una aventura sentimental y que tienen sus antenas puestas en una sola mujer. A diferencia de Mauricio, que invertía todo su desbordado entusiasmo en tratar de conquistarla, Panky no parecía querer nada con ella y eso precisamente la sacaba de cuadro.

Thalia era consciente del efecto que su belleza solía producir en los hombres y, por muy dificil que le resultara explicarlo, encontraba excitante que alguien la ignorase.
Mauricio le caia bien, y si habia aceptado su invitacion era por que de parecia agradable, pero la rápida evidencia de sus pretensiones lo convertía en un sujetillo bufonesco y descartable.

Con Panky la onda era distinta, su coqueta frialdad con que la miraba, casi desde el inicio de la fiesta, captar su atención se convirtió en algo asi como un desafío, una competencia secreta.

Al volver, por fin Mauricio sacó a bailar a Thalia- Me cae bien Panky -le dijo ella a Mauricio mientras bailaban.
- Sí, es un gran tipo, lástima que sea tan tarado -opinó él, guiado por el débil presentimiento de que algo se traía Thalia con su amigo.
- ¿Por qué dices eso?

- Es que está embobado por una chica del pasado. Míralo, el pobre
no deja de pensar en ella. Sigue portándose como cuando teníamos 16.

Mauricio hablaba con un tono cariñoso pero intencionalmente peyorativo. Ni bien intuyó que su utópico romance con Thalia no prosperaría, su estrategia se redefinió con un segundo objetivo: desprestigiar a Panky.


No era la primera vez que, sintiéndose derrotado ante una mujer que no lo tomaba en serio, les dedicaba comentarios negativos al resto de pretendientes, tirándoles barro sin importar qué tan amigos suyos fueran. Era una actitud cobarde, egoísta e inescrupulosa, pero era también una manera de conservar su orgullo ileso. "Si no es mía no es de nadie” podría haber sido su lema de batalla.

Lamentablemente para él, la información manoseada que descargó contra Panky rindió frutos contrarios en los oídos de Thalia.

Decirle que Panky seguía enamorado de la misma mujer de la secundaria resultó una inmejorable publicidad. Thalia pasó a identificarlo como un hombre que, además de tener carácter, era sumamente sensible y valiente. Es decir, el vigor y la ternura personificados: una personalidad llena de todas las virtudes por las que ella guardaba profunda admiración.


- ¿Te molesta si bailo con él un ratito? -preguntó Thalia, cuando terminaba la canción.
- Este, no, normal, claro, bailen -contestó Mauricio, con un desgano que no supo disimular
Al intercambiar roles, Mauricio se quedó en la mesa en compañía de una botella de Whisky que fue vaciando poco a poco. Media hora después, con el cuello de la camisa abierto y la corbata aflojada, su imagen era la de un tipo al que acababan de echar del trabajo, o la de un exhausto jugador de póker que lo había perdido todo en una extensa partida clandestina. A lo lejos, Thalia y Panky bailaban de lo más contentos.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Ultima oportunidad?

- Pero que diablos estas diciendo Panky?!
- Jajaja tranquila Sandra, es una broma, en serio, conoceras al verdadero "yo" a las 8
- Umm... esta bien mas te vale que sea una broma, a las 8 entonces, que conste que es tu ultima oportunidad, bye.

Panky por fin respiraba aliviado, sabia que era su ultima oportunidad y no la iba a dejar ir; fué a buscar a Pamela y obvio a pedir mas consejos, era curioso que la pasaran muy bien juntos, con Pamela habia renacido esa confianza de antaño en la que ambos se sentian comodos hablando, reconstruyendo momentos antológicos del pasado, debatiendo temas del presente, comentando sus cosas. Habia entre ellos una onda particular, un carisma, un algo indefinible que los hacia sentirse extrañamanete cómodos y sintonizados.
Pero era momento de hablar de Sandra y confiar integramente en los eruditos consejos de Pamela.

- Bueno Pamela ahora si tienes que ayudarme, dame un consejo, el mejor que tengas!
- Ok, este plan es el definitivo y no hay pierde, el mejor consejo es; se tu mismo.
- Que tonteria!, que clase de consejo es ese? ser yo mismo? ja!
- Ay Panky, es solo eso, se tu mismo, solo se como eres, si no le gustas asi pues simplemente no es para ti y ya.
- Pero yo quiero que ella si sea para mi!
- Sin embargo tiene que conocerte tal y como eres, si no a la larga no funcionara.

Panky discurrió con sosiego y se ahondo en lo dicho por Pamela- acaso Pamela tenia razon?, si tan solo soy yo mismo, sin buscar ayuda, podria realmente gustarle? y si no le gusto asi, pues tendria que resignarme y ya. Acaso estaba obsesionandome con gustarle a Sandra?, en serio me gusta? o es un rapido escape de la tormentosa relación que viví con Lorena?, quizas solo llegó en el momento preciso, donde mas necesitaba de alguien, donde me sentia solo, pues justo habia acabado una relacion de 2 años con Lorena, y ya me habia acostumbrado a estar con ella, a contar con ella, a recibir sus llamadas, a sentir que alguien se preocupe por mi, a sentir que contaba todo el tiempo con alguien... claro que todo fué solo invencion mia, en verdad Lorena nunca fue lo que imagine -pensó.

- Sabes Pamela, creo que tienes razón, despues de todo, deberia ser yo mismo.
- Asi es, que bueno que ya lo entendiste
- Gracias Pamela, pero...
- Pero que!
- Dame un ultimo consejo, no seas malita
- Que!!.. ay Panky nunca maduraras

7:45 pm Panky salio de casa muy relajado, habia quedado atras ese Panky timorato y preocupado por caer bien, ahora un nuevo y renovado Panky emergia, seguro de si mismo y con mucha confianza.
Panky estaba muy agradecido con Pamela, gracias a ella se sentia asi, ahora era momento de actuar y ser el mismo, queria ser sincero, sin trucos, sin mañas, sin tips, solo ir y ser como el es- Si le gusto como soy, pues bien! y si no le gusto asi. simplemente nunca fue para mi -pensaba un restaurado Panky.

Panky llegó a casa de Sandra y se apresuró a tocar el timbre.

- Hola Sandra, estas lista?, veo que si, te ves preciosa.
- Hola, muchas gracias... tu tambien te ves bien, nos vamos? -respondió una sonrojada Sandra.
- Quieres ir a algun local a conversar y tal vez tomar algo?
- Me parece bien.

panky la llevo a un pub, procuró que tenga buen ambiente, sin mucho ruido para poder conversar pero con buena musica de fondo. Sandra estaba sorprendida por el buen trato que estaba recibiendo, pues se veia a simple vista que Panky era otro, relajado, tranquilo, divertido y sobretodo atento.
Panky y Sandra conversaban abiertamente y sin zozobra, comentaban sucesos de la universidad, se quejaban de algunos docentes; cada cierto tiempo Panky la hacia reir con comentarios ocurrentes y elogiaba la belleza de Sandra eligiendo con cuidado los adjetivos que mejor ilustrasen sus sentimientos.

- Te traigo otra bebida? -Preguntó Panky.
- Si, un "sex on the beach" estaria bien, gracias
- Ok, vuelvo enseguida

Sandra volteó y le dedico una mirada tierna seguida por una cálida sonrisa.

Mientras tanto Pamela, quien los habia seguido hasta el local, los observaba intranquila, al parecer el nuevo Panky tambien la habia sorprendido gratamente, de pronto comenzó a sentir esos sentimientos adormecidos de la epoca de colegio, no sabia si Panky le estaba gustando mas de la cuenta, si queria estar con el tomando el lugar de Sandra o si solo se moria de envidia al ver a Sandra con "algo" que supuestamente era suyo; pero de lo que estaba segura era que no queria verlos feliz, sentia que se lo estaban quitando, Panky le pertenecia desde hace mucho tiempo y ahora estaba dispuesta a reclamarlo.
Pamela se acercó con mucha vehemencia hacia donde estaba Sandra y con una tirria mirada le dijo:
- Lo siento mucho, pero... PERO PANKY ES MIO OK!



PD: Feliz Navidad

¿Ahora que hago? © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO