miércoles, 12 de octubre de 2016

Desconcierto

El tiempo avanzaba, cada vez faltaba menos para ver a Pamela, Panky fue adquiriendo todos los matices de turbación, su ímpetu se tradujo en desconcierto, su alegría en una variedad de miedo- ¿Ahora que diablos digo? -Estaba convencido de querer estar con ella, pero no sabía como hablar (como sabemos Panky no es bueno en este aspecto), primero tenía unas ganas increíbles de besarla, tocar esos labios carnosos y brillantes con los suyos parecía ser su meta más cercana, esos labios tan perfectos que invitan a probarlos y apetece hacerlos sonreír todo el tiempo, el miedo volvía a tornarse en emoción- Esto tiene que salir perfecto -pensaba mientras agarraba el celular y rediscaba a Pamela; luego de varios intentos la llamada entró al buzón de voz, intentó dejarle un mensaje pero rápidamente pensó que lo mejor sería aparecer ahí, así que se dió prisa.

Pamela escuchaba todas las quejas de Thalia, ya estaba acostumbrada a todos los discursos fanfarronescos que ésta ofrecía, pero esta vez era diferente, no era la historia de como otra ves un chico trato de invitarla al cine o a beber algo y Thalia lo dejaba plantado o simplemente lo "choteaba", no, esta vez era diferente esta vez ella había sido burlada, despreciada y de una forma tal que era un golpe muy duro a su orgullo.
- ¡¿Puedes creer que ese huevon solo se fue?!
- ¿Es en serio? ¿te dejo así?
- Si ese idiota, osea que se cree, ¿a mi? a Thalia Rivadeneyra nadie le hace eso
- Tranquila Thali...
 - ¡No, tranquila nada!, ¡esta me la va a pagar!
- Pero, ¿qué piensas hacer?
- Tú me vas a ayudar.
- Mira Thalia disculpame pero no tengo tiempo de tus niñerias, espero a alguien...
- Osea prefieres verte con "alguien" ¡antes de atender a tu mejor amiga!

En ese momento sonó el timbre de la puerta, Pamela vió rapidamente su reloj y entonces entró a su recámara a arreglarse- Por favor Thalia abre la puerta y dile a ese "alguien" que pase y se ponga cómodo, quedamos en salir.
- Si claro ahora resulta que soy tu "natacha".
- Jajaja ya abre la puerta de una vez.
- Esta bien.

Thalia se dirigió a la puerta muy desanimada, pues no había terminado de diseñar su maquiavélico plan- ¡Ya va! -gritó al escuchar el insistente sonido del timbre. 

Grande fué su sorpresa al abrir la puerta
- ¡Panky!... Ahora entiendo.
- ¡Thalia!... ¡Tu!...
- ¡Lo sabía!¡Sabía que no podías resistir!, así que me seguiste hasta acá, que lindo.
- Thalia.. yo...
- No digas nada, esta bien te perdono, pero vámonos ya, mi amiga espera a alguien y será mejor dejarlos solos.
- ¡Espera, Thalia!
- No te preocupes, pero vámonos ya, en el camino me explicas el por que tu tonto comportamiento.

Thalia lo cogió del brazo y se fueron, Panky tardo en reaccionar de alguna forma el no oponerse le daba tiempo para aclarar la situación, esta treta mental significaba no ver a las dos a la vez, pues no hubiera sabido que decir- Estoy jodido -Se dijo mientras Thalia no paraba de hablar y vanagloriarse por su "objetivo cumplido".

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario

Estimado e ilustrado lector, te invito a parafrasear este post con tus muy juiciosas palabras... caso contrario Tongo ira a tu casa y Melcochita te contara chistes!

¿Ahora que hago? © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO